lunes, 8 de abril de 2013

Extracto



Las dos mujeres pasearon un rato hasta una parada de taxis. En el taxi fueron en silencio. El taxista quería meter conversación a toda costa. Ella le preguntó si sabía si en aquella zona había alguna tienda de animales.
—Hay una cerca, tendremos que desviarnos un poco ¿quiere que las lleve?
—Sí, si es tan amable, necesito comprar un collar para una perra.
Ana se sonrojó consciente de que esa perra era ella y pensó que tenía que controlarse o él taxista podría llegar a saberlo todo.
Era una preocupación inútil, el taxista se dedicó a hablar con Alba y contarle cuantos los perros tenía.
— ¿Usted tiene solo esa perra?
—No, también tengo un perro, pero ese está muy bien entrenado. La perra en cambio es una cachorrita y necesita que la enseñen.
—Disciplina, señorita, siga mi consejo, los perros necesitan disciplina y saber quien manda. Si la perra esa que tiene no es sumisa por naturaleza tendrá que imponerse con ella ahora que es joven, porque si no después será mucho más difícil de controlar.
—No se preocupe, seguiré su consejo, de todas formas me parece a mí que es bien sumisa. Pero está bien saberlo.
— ¿No la tiene hace mucho?
—Pues en realidad me la han entregado hoy.
—Huy, pues disfrute, porque cuando son cachorros es cuando mas se disfruta.
—Si, dígamelo a mí…
Ana se quería morir al oír aquella conversación y notaba como los jugos de su sexo afloraban entre sus labios.
Por Dios, que no manche el vestido, pensó.

(Extracto de Caminos de sumisión)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada